GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

El Bautismo de Jesús


Al coronar el misterio navideño, la Iglesia quiere presentar con toda fuerza ante nuestras conciencias la verdadera imagen redentora de Cristo Jesús, proclamando así la urgente necesidad que tenemos de abrirnos a Él por la fe y la obediencia, desde lo más íntimo de nuestra esperanza responsable.

–Isaías 42,1-4.6-7: La plenitud con que Dios da el Espíritu a su Siervo es la característica más notable de los tiempos mesiánicos. Ya lo anunció Isaías: «sobre Él se posará el Espíritu del Señor; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor del Señor» (Is 11,1-2).

Por esta particular presencia del Espíritu, el Mesías podrá llegar a ser «Alianza del pueblo», es decir, instrumento de reconciliación y luz de las naciones, que ilumina a todos los hombres de modo que puedan volver al Señor. Esta condición del Salvador es subrayada en el Nuevo Testamento, sobre todo por San Juan. En su evangelio dice Jesús: «Yo soy la Luz del mundo, el que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (8,12). En la acción salvífica del Salvador se manifiesta sobre todo la mansedumbre y la benevolencia, en definitiva, el amor misericordioso: «la caña cascada no la quebrará, el pabilo vacilante no lo apagará» (Mt 12,20).

–Con el Salmo 28 cantamos al Señor: «Hijos de los hombres, aclamad al Señor, aclamad la gloria del nombre del Señor, postraos ante el Señor en el atrio sagrado… En su templo un grito unánime: ¡Gloria!»

–Hechos 10,34-38: Dios ungió a Jesús con la fuerza del Espíritu Santo. La conversión y el bautismo del pagano Cornelio conmocionaron a la primitiva comunidad eclesial. Pedro, cabeza y guía de los creyentes, ejerce entonces su magisterio para proclamar la universalidad de la obra redentora de Cristo.
En su discurso, San Pedro alude al bautismo de Cristo, «ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo». El Santo de los Santos se ha colocado así entre los impuros, entre los pecadores. El Hijo de Dios se ha humillado voluntariamente bajo la mano del Bautista. Para Dios no existen barreras que limiten su acción salvadora. Para agradarle, lo que cuenta es «el temor de Dios y la práctica de la justicia». El Señor, porque está lleno del Espíritu Santo, obra maravillas, y la más grande maravilla es que libra a los hombres de la esclavitud del pecado y de Satanás.

–Hay tres lecturas evangélicas para los ciclos: A) Mateo 3,13-17; B) Marcos 1,6-11; C) Lucas 3,15-16.21-22. Las tres nos hablan del Bautismo del Señor. San Agustín ha comentado muchas veces esta hermosa escena evangélica:

«La criatura bautiza al Creador, la lámpara al Sol, y no por eso se enorgulleció quien bautizaba, sino que se sometió al que iba a ser bautizado. A Cristo que se le acercaba, le dijo: “Soy yo quien debo ser bautizado por ti”. ¡Gran confesión! ¡Segura profesión de la lámpara al amparo de la humildad! Si ella se hubiese engrandecido ante el Sol, rápidamente se hubiera apagado por el viento de la soberbia.

«Esto es lo que el Señor previó y nos enseñó con su bautismo. Él, tan grande quiso ser bautizado por uno tan pequeño. Para decirlo en breves palabras: el Salvador fue bautizado por el necesitado de salvación. En su bautismo Jesús piensa en mí, se acuerda de todos nosotros. Se entrega a la nobilísima tarea de purificar las almas, se entrega a Sí mismo por la salvación de todos los hombres» (Sermón 292,4, en la fiesta de San Juan Bautista, hacia el 405).

Algunas preguntas para reflexionar:
para ayudarnos en la meditación y en la oración.
a) En el pasaje que has leído ¿qué efecto ha producido en ti la “voz de Dios” que ha declarado a Jesús “el Hijo de Dios” , el único, el amado?
b) ¿No te maravilla el hecho de que Jesús desciende a las aguas del Jordán a recibir también Él el bautismo de penitencia, haciéndose solidario con los pecadores, Él, que no tiene pecado?
c) Jesús no es un pecador, pero no rechaza solidarizarse con la humanidad pecadora ¿Estás convencido de que la salvación se empieza con la ley de la solidaridad, y de la misericordia?
d) Tú que has sido bautizado en el nombre de Cristo, “en Espíritu Santo y fuego”, ¿sabes que eres llamado a experimentar la solidariedad de Dios con tu historia personal, de modo que ella no sea solidaria ya con el pecado, que separa y divide, sino con el amor que une?

Gracias, Señor, por el sacramento del bautismo
que nos hace hijos tuyos por medio del agua
que riega y fecunda con tu gracia,
y por el Espíritu que enriquece con tu vida
hasta hacer que seas tú quien vive en nosotros
y que tu amor nos posea para siempre.

Gracias Jesús por la fe
que nuestros padres y antepasados nos transmitieron,
que hagamos crecer en nosotros esa luz de la fe.
Enséñanos a conservar sin mancha tu misma vida
hasta la vida eterna.

Queremos, Señor, llevar con orgullo la dignidad
de ser hijos tuyos, hijos amados, queremos sentirnos
miembros activos y corresponsables de tu Iglesia.
Ayúdanos a activar nuestro bautismo, a tomarlo en serio,
a realizar la misión que nos has encomendado de servir,
de anunciar y construir el Reino.

Gracias por nuestro bautismo y
por el amor que nos tienes. 
Amén

fuente año litúrgico patrístico
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified