GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Capítulo XII. La misión materna de María


1. Introducción.


La maternidad de Santa María dice una primera y principal referencia al Redentor. Ella es verdadera Madre de Jesús, perfecto Dios y perfecto hombre, Redentor y Salvador de los hombres. Dada la indisolubilidad con que se unen en Cristo ser y misión, la maternidad de la Virgen dice, al mismo tiempo, esencial referencia a la misión del Hijo y, en consecuencia, dice esencial referencia a la salvación de los hombres. La Madre del Redentor tiene un lugar preciso y singular en el plan de la salvación. Se trata de un papel que es consecuencia de su maternidad divina y reviste en sí mismo caracteres maternos. Ella coopera a la salvación de los hombres ejerciendo precisamente la maternidad en toda su plenitud.

n   El Vaticano II describe la cooperación de Santa María en la salvación de los hombres en L.G. n.56 (...) Esta cooperación aparece con nitidez ya en la primera predicación de la Iglesia. Es clara la intencionalidad teológica con que el Nuevo Testamento se presenta a Santa María recibiendo el Anuncio del Ángel y aceptando, con fe y con entrega, el ser la madre del Redentor (Lc 1,38), intercediendo ante el Hijo y adelantando «su hora» en las Bodas de Caná (Jn 2,1-11), perseverando en esta unión y aceptación materna al pie de la Cruz (Jn 19,25-27), agrupando en torno a sí a la primera comunidad a la espera de Pentecostés (Hch 1,14). La intencionalidad teológica de estos pasajes es tan palpable, que se puede decir que esta verdad se encuentra implícitamente contenida en la Sagrada Escritura. Está también explícitamente presente en la Tradición desde los primeros tiempos.
n   A lo largo de la historia, esta cooperación ha  ido recibiendo diversos nombres, que llevan consigo una gran riqueza de matices y de aplicaciones. El paralelismo Eva-María, ha llevado a considerar a Santa María como madre de todos los vivientes poniendo de relieve su maternidad espiritual; ...en cuanto prototipo de la Iglesia; ... en cuanto a su cooperación en la obra de la Redención. Se trata de una cooperación que ocupa toda la vida de la Virgen: comienza con el fiat de la Anunciación, adquiere un matiz nuevo y único en su unión con Cristo en el Calvario, y se despliega en su eficacia salvadora a lo largo de toda la historia.

n   Esto lleva consigo, como un aspecto del paralelismo la afirmación de la maternidad espiritual sobre los renacidos en Cristo por el bautismo. Esta maternidad espiritual no es una hermosa metáfora, sino una gozosa realidad y, en consecuencia, se encuentra indisolublemente ligada con la realidad de su influjo materno, con la realidad con que Ella colabora a nuestro nuevo nacimiento en Cristo.

n   Esta consideración de la maternidad espiritual lleva ineludiblemente a la consideración de la forma en que Santa María nos da la vida, es decir, a su mediación en el Mediador, a su dispensación de las gracias, a su intercesión en favor de los hombres, pues es a través de esta mediación y de esta dispensación de la gracia como realmente nos regenera en Cristo, ejerciendo así sobre nosotros una maternidad que no es metafórica, sino real.

n   Desde San Pedro Damiano, que afirma que en la obra de nuestra Redención nada se ha hecho sin María, hasta San Anselmo, que destaca que los bienes de la Redención nos han venido a través de Ella,... o las bellas expresiones de San Bernardo, llamando a María gratiae inventrix, mediatrix salutis, restauratrix saeculorum, hasta los más recientes textos que la saludan con los títulos de «Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora», viendo en la realidad que se designa aspectos diversos del ejercicio del oficio (munus) materno con el que María coopera con Cristo en forma singular en la obra de la Redención.

n   Los mariológos, sobre todo antes del Concilio Vaticano II, se encuentran divididos al estructurar las diversas facetas de la cooperación de María en la salvación de los hombres (...) Esta cooperación, obviamente, ha de concebirse en tan estrecha relación con Cristo, tan en dependencia de la verdad de que El es el único Salvador y el único Mediador (1Tim 2,5), que de ninguna manera pueda presentarse a Santa María como un coprincipio, como algo que se añade a la obra redentora de Cristo (...) Finalmente, y dejando aparte las cuestiones suscitadas con el término y el concepto de corredentora, es claro que al afirmar una cooperación maternal de Santa María en la salvación de los hombres, se entra en un terreno de graves repercusiones teológicas: la posibilidad de que un redimido coopere con el Redentor en la obra de la Redención. Nos encontramos pues aquí ante una de las cuestiones nucleares en el diálogo ecuménico con las diversas confesiones protestantes, cuestión que afecta esencialmente a la antropología teológica.

n   La enseñanza del Concilio Vaticano II no deja lugar a dudas al destacar que la cooperación libre y consciente de Santa María a la encarnación del Verbo no se limita al momento de la Anunciación, sino que se prolonga a lo largo de toda la vida, tiene un momento culminante en el Calvario y sigue prolongándose en su cuidado materno hacia los hombres.

I. La Maternidad espiritual.

n   María es verdadera Madre de los hombres en el orden de la gracia, porque coopera a la vida y al crecimiento espiritual de los fieles.

2. Bases bíblicas de la maternidad espiritual.

a) Jn 2,1ss. Todo este episodio se encuadra en la perspectiva de María como madre que actúa también ante el Hijo y ante los servidores.
b) Jn 19,25-27. María es Madre de los seguidores de su Hijo.

3. La maternidad espiritual a lo largo de la historia.

n   En los primeros Padres de la Iglesia la maternidad espiritual viene expresada por la figura de la Nueva Eva. San Agustín desarrolla la doctrina en la que María es Madre del «Cristo total». En la Edad Media se generaliza la doctrina que pone como base y fundamento de la maternidad espiritual de María el Testamento de Jesús en el Calvario (...) A partir de entonces se hace lugar común la cita joanea, para afirmar esta maternidad de la Virgen, prerrogativa que será pacíficamente aceptada a lo largo de toda la historia posterior de la Iglesia.

4. Magisterio.

n   León XIII es el primer Papa que utiliza la expresión «maternidad espiritual» y sostiene que realmente Ella nos ha dado a luz en el Calvario. Todos los Romanos Pontífices posteriores han confirmado de muchas y variadas formas la misma doctrina.
n   L G, cap. 8. La «maternidad espiritual constituye como una filigrana que serpea a través del texto, originando su tema  de base».
n   Pablo VI sigue la línea programática del Concilio y abunda en la prerrogativa de la maternidad espiritual en la Exhortación Marialis cultus.
n   Juan Pablo II prosigue el desarrollo doctrinal contenido en el último Concilio y el Catecismo de la Iglesia Católica repite la doctrina del Concilio, citando literalmente los puntos que antes hemos comentado.

5. Fundamento Teológico de la maternidad espiritual.

n   Del desarrollo patrístico de la tradición posterior y de la doctrina pontifica se deduce que a María le compete ser Madre espiritual de todos los hombres por los siguientes motivos:

a) Por ser Madre física de Jesús. En el eterno designio divino de la Encarnación del Verbo está incluido la elección de María como Madre de Dios. Toda la vida de la Virgen, por tanto, está condicionada por su Hijo y por la misión de su Hijo. Ahora bien, Cristo ha venido para que, regenerados, formemos un solo Cuerpo con El. Por tanto, María al concebir a su Hijo, a la vez, concibe a todos los que, a lo largo del tiempo, constituiremos el Cuerpo Místico. María engendra y da a luz físicamente a Jesús, Cabeza del «Cristo total»; a nosotros, miembros del Cuerpo, nos origina espiritualmente.

b) Por su cooperación en la obra salvadora. María al asociarse como nueva Eva a su Hijo, participa activamente en la Redención, como de forma activa intervino Eva en la caída del género humano... De aquí, que se pueda afirmar con total exactitud, que María es causa de nuestra vida sobrenatural; por tanto, en ese plano es verdadera Madre nuestra.

c) Por su presencia al pie de la Cruz. Jesús antes de morir, dirigiéndose a su Madre le confió a Juan como hijo suyo.

n   Se puede decir de forma resumida que María, en Nazaret, al asentir, mediante su fiat, al mensaje angélico se convierte inicialmente en nuestra Madre, porque en aquel instante comienza nuestra Redención.
n   La cooperación de la Virgen en la Redención es el elemento integrativo de esa maternidad y su presencia al pie de la Cruz es el elemento completivo y perfectivo de la maternidad espiritual sobre todos los hombres.

6. Naturaleza de la maternidad espiritual de María.

n   Algunos teólogos católicos sostienen que la Virgen es Madre de los hombres de un modo remoto y mediato. María es Madre nuestra, porque es Madre de Jesús y El es nuestra vida. La maternidad de María, según esta teoría es meramente pasiva: Ella no colabora activa ni positivamente con sus acciones.

n   Otros conceden algo más y mantienen que la Virgen no sólo es nuestra Madre porque ha dado a luz a Jesús, sino que, por ser María prototipo de la Iglesia, al hacer suya la obra de la Redención y recibir sus frutos para sí misma y para toda la Iglesia, transmite a todo los hombres la vida y la gracia de Cristo.

n   Sin embargo, para captar con más hondura la naturaleza de la maternidad espiritual, se debe distinguir:

1) la maternidad espiritual respecto a la naturaleza humana (maternidad objetiva);
2) la maternidad espiritual respecto a cada hombre concreto (maternidad subjetiva).

t    En relación a 1) se puede decir que María engendró a la humanidad a la vida sobrenatural, cuando biológicamente engendró a Cristo, que es Cabeza de la humanidad, ya que en ese instante comenzó la Redención, o sea la regeneración sobrenatural de los hombres; y al pie de la Cruz dio a luz a la humanidad redimida, puesto que en aquel acto supremo tuvo lugar la culminación de la Salvación.

t    No obstante, a cada uno de los hombres -2)- María lo concibe espiritualmente cuando recibe la regeneración bautismal y culmina su acción materna en el momento que los introduce en el cielo.


n   María es nuestra Madre:

a) en su sentido propio, porque nos comunica, aunque de forma subordinada, la vida sobrenatural;
b) en un sentido espiritual, no físico o biológico, como lo es de Cristo; pues nos da la vida del espíritu y no la de la carne;
c) finalmente, en un sentido formal, no meramente material, porque ha aceptado voluntariamente ser Madre y nos ayuda a lograr la vida de la gracia.

7. Extensión de la maternidad espiritual.

n   Como fundamento primigenio de la maternidad espiritual de la Virgen es la pertenencia de todos los hombres al Cuerpo Místico de Cristo, la extensión de esa maternidad está condicionada a la incorporación de las criaturas a ese Cuerpo.
a) María es Madre de modo excelente de los santos y de los ángeles, que ya gozan de la bienaventuranza eterna;
b) es Madre en acto y de modo perfecto de los bautizados en gracia, pues están plenamente unidos, por la caridad, con Cristo cabeza;
c) es Madre en acto, pero de modo imperfecto, de los bautizados en pecado mortal, ya que están unidos a Cristo Cabeza sólo por la fe;
d) es Madre en potencia de los infieles (no bautizados), porque aunque actualmente no estén vinculados con Cristo, Cabeza, están predestinados a poder ser miembros suyos;
e) finalmente, no es Madre de los condenados.

II. La Mediación materna de Santa María.

  Si María es verdaderamente Madre de Dios, porque en su seno el Verbo asumió una naturaleza humana y si, al mismo tiempo, es Madre espiritual de todas las criaturas, porque nos ha hecho posible la vida sobrenatural, se desprende que la Virgen debe realizar las funciones de esta doble maternidad.
n   María ejerció la maternidad divina «concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la Cruz». Estas acciones provenían de su intimidad física, afectiva y sobrenatural con Jesús. Se puede afirmar, por tanto, que María cooperó de una forma del todo singular y única a la salvación del género humano.
n   Por ser nuestra madre, María desempeña a la vez su función materna intercediendo ante su Hijo por todos los hombres y concediéndonos las gracias necesarias para nuestra regeneración espiritual y para nuestra salvación eterna. La conciencia de esta asistencia materna de la Virgen ha sido constante a lo largo de la historia bimilenaria de la Iglesia, y así lo ha sentido y aceptado el pueblo cristiano.
  • Se denomina mediador a aquella persona que media entre otras; es decir, aquella que se ocupa de unir dos o más personas entre sí (si no lo estaban) o de volver a unir (si habiéndolo estado ahora están separadas por una discordia).
  • Para ser mediador se requieren dos cosas: a) la razón de medio entre dos extremos -mediación ontológica- y b) el oficio de unir los dos extremos -mediación moral-.
  • La razón de medio exige en el mediador que convenga en algo con las partes a unir, y difiera en algo de ellas. Sin estas dos condiciones no cabe la razón de medio.
  • Tampoco se es mediador si, en la práctica, no se ejerce la función de unir. Es preciso que existan unos hechos conducentes a la unión de los extremos, para que realmente se pueda decir que se es mediador.
n   María es verdadera y propiamente mediadora, porque Ella cumple todas las condiciones que se acaban de exponer... La Virgen cumple también el oficio de unir, porque  su fiat consiguió que el Hijo de Dios asumiese la naturaleza humana y logró con ello que Dios se acercara al hombre, y a la vez que el hombre se uniera a Dios.
n   Según la doctrina paulina, la mediación de Cristo tiene dos fases:
1ª) la adquisición de la gracia por medio de la Redención. Esta fase coincide con la Redención objetiva, que comienza en la Encarnación y se consuma con la muerte y glorificación de Cristo;
2ª) la distribución de las gracias a las personas. Esta segunda fase se identifica con la Redención subjetiva, es decir, con la aplicación de la Redención objetiva a cada uno de los hombres.
n   Por el principio de analogía, se puede decir que la mediación de María tiene también dos estadios:
a) la cooperación de la Virgen a la obra redentora de su Hijo;
b) la dispensación de las gracias, o sea, su cooperación en la aplicación de la Redención -y por ello de la gracia- a cada uno de los hombres.

8. Cooperación de María a la Redención in fieri.

n   Para el Concilio Vaticano II la participación de María en la obra salvadora no es algo accidental o accesorio, sino un hecho predestinado desde toda la eternidad en el plan divino redentor. Este documento es muy parco en sus expresiones y abandona algunos términos usados con frecuencia por los teólogos e incluso por el Magisterio anterior. Prescinde, también, de la terminología teológica usual. Muestra la función de la Santísima Virgen en la Redención a través de la historia de la salvación: comienza por el A.T. y se centra después en los misterios de la vida oculta y en el misterio público de Jesús.
n   La doctrina contenida en la Constitución conciliar sobre la asociación de María a la obra de Cristo se puede resumir en los puntos siguientes:
a) Es voluntad expresa de Dios que «así como la mujer contribuyó a la muerte, también la mujer contribuyera a la vida, lo cual se cumple de modo eminente en la Madre de Jesús por haber dado al mundo a la Vida misma».
b) María no fue un instrumento meramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres.
c) La unión de la Virgen con su Hijo en la obra de la salvación abarca toda su vida y especialmente desde la Anunciación hasta la muerte de Cristo.
d) María cooperó en forma del todo especial a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas.
e) En el momento de la consumación de nuestra Redención, no sin designio divino, María estuvo erguida junto a la Cruz, sufriendo y asociándose con entrañas de madre a su sacrificio y consistiendo amorosamente a la inmolación de la víctima.
n   El Papa Juan Pablo II desarrolla la doctrina del último Concilio:
a) Siguiendo la abundante tradición patrística llama a María, nueva Eva y afirma que su fiat no se reduce a aceptar la concepción y nacimiento de Jesús sino que supone una aceptación voluntaria y libre de la obra de su Hijo.
b) Ella estuvo íntimamente asociada a la vida y obra de Cristo.
c) Esta asociación singular alcanza su momento  supremo en le Calvario: «¿Cómo dudar que especialmente en el Gólgota esta frase -mujer ahí tienes a tu hijo- no se refiera al misterio de María, alcanzando ella el singular lugar que ocupa en toda la economía de la salvación?».
n   El Catecismo de la Iglesia Católica recoge resumidamente la doctrina expuesta en el Concilio Vaticano II.

Diversas posiciones de la teología contemporánea.

María cooperó en la Redención de una manera mediata y remota. La Virgen consintió libremente en ser Madre del Redentor, pero este consentimiento constituye una acción previa para la Redención, que se realiza en el Calvario. María se unió a los dolores de su Hijo, pero esta acción no es eficaz para la Redención objetiva, sino para la aplicación de la Redención a los hombres, como las acciones de los santos, aunque en grado eximio. En la base de esta doctrina hay dos presupuestos:

1) restringir la Redención al Calvario, o por lo menos, no valorar soteriológicamente, en su exacta medida, toda la vida de Cristo;
2) prescindir, o no atribuir toda su importancia a la Redención preservativa de María al colocar a la Virgen en la misma condición de todos los demás redimidos, y ninguno de ellos puede participar, ni inmediata, ni directamente en la Redención.

2ª Hay otra sentencia, mantenida especialmente por mariólogos del área germánica, que admite la cooperación inmediata de María a la obra salvadora. Pero tal cooperación inmediata es pasiva, no activa, pues ésta corresponde en exclusiva a Cristo. Según esta teoría , la Virgen, estando junto a la Cruz como representante de la Iglesia, es la primera en aceptar y recibir los frutos de la Redención operada por Cristo y, a través de Ella, los reciben los demás miembros de la Iglesia (...) La aceptación que todo hombre debe hacer respecto a la Redención subjetiva, la hizo María, en nombre de toda la humanidad, en la Redención objetiva (...) Según estos autores, esta teoría salvaguarda por una parte la trascendencia de Cristo, como Unis Mediator, y a la vez, defiende la cooperación inmediata de María a la Redención objetiva. Sin embargo, «aunque esta hipótesis tiene sus logros reales: el emparejamiento entre la mariología y la eclesiología; tiene sus puntos débiles en aquello que la califica: la distinción entre activo y pasivo. Cristo no es el sujeto de una cooperación activa, sino de la Redención en cuanto tal. Ser sujeto, y serlo en sentido exclusivo, no contradice la libre y activa aportación de otros instrumentos».

3ª Otros mariólogos (italianos y españoles) sostienen la cooperación inmediata de María en la Redención. Dios decidió que la Redención se efectuara por los méritos y satisfacciones de Cristo y por los méritos y satisfacciones de María (...) Según esta teoría, los actos de María realizados durante toda su vida y de modo especial su presencia en el Calvario han sido eficaces para la Redención en sí misma y no sólo para la aplicación de las gracias a los hombres. La asociación de María a la obra de su Hijo, por tanto, no es algo accidental, sino que, por designio divino, es un elemento esencial para la Redención tal como Dios la ha decidido.

Naturaleza de la cooperación de María.

n   El Concilio Vaticano II, según su expreso deseo, no intentó resolver las cuestiones debatidas entre las diversas escuelas teológicas (L.G. n.54). No se decantó por ninguna tendencia teológica, sino que, asumiendo lo mejor de cada una, llegó a una posición de equilibrio.
a) el primer criterio lo constituye el principio paulino de que Cristo es el único Mediador (1Tim 2,5-6);
b) la mediación mariana no oscurece la mediación de Cristo, ni la aumenta ni la disminuye;
c) la mediación de María no es absolutamente necesaria; proviene del querer divino y procede de la sobreabundancia de los méritos de Cristo (L.G. n.60);
d) la mediación de María no es una mediación intermedia entre los hombres y Cristo; al contrario es una mediación indisolublemente unida a la de Cristo y absolutamente dependiente (L.G. n.60);
e) la cooperación de María en la obra del Redentor es diversa a la de las demás criaturas: es una cooperación eminente y singular (L.G. n.61).
n   La cooperación de María a la Redención, por tanto, aunque querida por Dios, es sin embargo:
a) secundaria: ya que la salvación de los hombres no se puede atribuir de igual forma a Cristo y a María: a Aquel principalmente y a Esta secundariamente;
b) dependiente: porque la eficacia de las acciones de María se basa en los méritos de Cristo y de ellos depende intrínsecamente;
c) por sí misma insuficiente: pues las acciones de Cristo son de valor infinito y sobreabundante, para satisfacer a la justicia divina. Las acciones de María no añaden intrínsecamente ningún valor a los méritos y satisfacciones del Señor.
d) hipotéticamente necesaria: es decir Dios habría podido redimirnos exclusivamente por los méritos de Cristo, sin la cooperación de María. Pero, como ha dispuesto asociar a María a la obra redentora, los méritos y satisfacciones de la Virgen son necesarios hipotéticamente que se unan a los de su Hijo como precio de la liberación de los hombres.

Cooperación de María a la Redención in facto esse.

n   Podemos decir que la misión de distribuir las gracias por parte de María es una consecuencia de su asociación a la Redención y de su maternidad espiritual. Con toda propiedad se puede aplicar a la Virgen el título de Dispensadora, porque, por voluntad divina, Ella, subordina a Cristo, aplica a los hombres todas las gracias obtenidas en la Redención. María, por tanto, ejerce una cierta causalidad en la dispensación de esas gracias.
n   Algunos ven la mediación como una ayuda de María, por medio de su oración y su intercesión, en la impetración de las gracias, como lo hacen los demás santos, pero en grado eminente. Otros teólogos afirman que la Virgen interviene en la distribución de las gracias de forma mediata, en cuanto Ella ha engendrado a Cristo, autor de todas las gracias.
n   Sin embargo, la gran mayoría de los autores sostienen que María distribuye todas las gracias a los hombres de un modo directo e inmediato.

Doctrina del Magisterio.

n   La doctrina proclamada por S. Bernardo ha sido desarrollada con diversos acentos y matices por los últimos Romanos Pontífices. Todos ellos reiteran que:
a) todas las gracias obtenidas en la Redención se nos otorgan a través de Santa María.
b) Así como nadie puede llegar al Padre, sino por el Hijo, así nadie puede llegar al Hijo sino por la Madre.
n   La doctrina proclamada en el Concilio Vaticano II referente a este tema puede resumirse en los siguientes puntos:
1) la mediación de la Virgen no cesa con su Asunción a los cielos (...) la asociación de María a la obra de Jesús es permanente a lo largo de la historia de la salvación: desde el protoevangelio hasta la segunda venida de Cristo.
2) Su  mediación es integral, total, pues nos consigue no sólo algunas gracias, sino «los dones de la salvación eterna» y «con su amor materno coopera a la regeneración y formación de todos los fieles».
3) Esta mediación mariana es subordinada a la de Cristo. La asociación permanente y singular de María en la obra de la salvación de su Hijo es totalmente dependiente y subordinada respecto al único Mediador.
n   Juan Pablo II, en continuidad con el Concilio, desarrolla en su abundante catequesis las diversas facetas de esta doctrina. El Catecismo de la Iglesia Católica repite literalmente la doctrina de la Lumen gentium.

Fundamentos teológicos de la dispensación mariana de las gracias.

a) La maternidad divina. Cuando María con su fiat dio el consentimiento para que se encarnara el Verbo divino, se vinculó para siempre a la misión de su Hijo mediante «una entrega total de sí misma, de su persona, al servicio de los planes salvíficos del Altísimo... Este hecho clave de ser madre del Hijo de Dios significa desde el comienzo un estar abierta por entero a la persona de Cristo, a todo su ministerio, a toda su misión... A través de ese amor fervoroso que apunta a lograr, junto con Cristo, el restablecimiento sobrenatural de las almas, María ha entrado de una manera totalmente personal en la única mediación entre Dios y los hombres: en la mediación del hombre Jesucristo».
b) Por su cooperación a la Redención. «El sí de María no es solo un sí a que Cristo se encarnase en su seno, sino el asentimiento a unir su vida, sus alegrías y sus dolores a la vida, a las alegrías y a los dolores de su Hijo». Si María cooperó directa y activamente a la Redención, debe cooperar también personalmente en la distribución de las gracias obtenidas en ella; pues «con la muerte redentora del Hijo, la mediación materna de la esclava del Señor alcanzó una dimensión universal».
c) Por su maternidad espiritual. El hecho de la maternidad supone la donación de la vida, en este caso, espiritual y juntamente debe suministrar los medios oportunos para la conservación y desarrollo de ella. María, por tanto, ejerce su maternidad espiritual intercediendo ante el Hijo y dispensando «los dones de la salvación eterna».
n   Respecto a la causalidad de la Virgen para dispensar las gracias, se debe afirmar que Ella, junto con Cristo y subordinada a El, es causa moral de toda gracia mediante su intercesión. Sólo Dios es el autor de la gracia, María mueve a Dios para que conceda las gracias a los hombres.
n   Juan Pablo II reafirma tres características de la mediación mariana:
a) Es una mediación participada: Redemptoris Mater, n.38 y 39.
b) Es una mediación materna: Redemptoris Mater, n.38.
c) Es una mediación universal: Redemptoris Mater, n.40

III. Excursus.

¿Es correcto el uso del título de Corredentora?

n   Como se ha visto por extenso, en la reflexión teológica, la cooperación de Santa María a la obra de la salvación se hace presente, en primer lugar, por su participación en la Encarnación, es decir, por su maternidad aceptada conscientemente con el fiat de la Anunciación. Más tarde esta participación activa y consciente se extiende a su presencia en el Calvario, de pie junto a la Cruz, compadeciendo, es decir, aceptando también con un fiat silencioso el sacrificio de su Hijo.
n   Esta aceptación dio pie, en primer lugar, a que se designase a Santa María como redentora, Redemptrix con el significado de Madre del redentor. Se constata su presencia ya en el siglo X, en unas letanías. No se trata de una palabra que quiera significar nada en especial. Sencillamente, si ya antes de este siglo se viene diciendo que Santa María redimió al mundo, porque dio a luz al Redentor, ahora se condensa el pensamiento en una única palabra: Redemptrix. En el uso de los términos, el femenino no comportaba lo mismo que el masculino Redentor.
n   Es con San Bernardo y con San Anselmo, precisamente, cuando se comienza a destacar la compasión de Santa María en el Calvario, es decir, su cooperación al sacrificio de la Cruz, y cuando se comienza a sentir malestar ante el término Redemptrix. Precisamente por lo ilógico de que en masculino se signifique con este término al Redentor en sentido estricto, mientras que en femenino se designe a quien sólo colabora en la Redención en forma subordinada. Se pasa así del término Redemptrix al de Corredenmptrix que, indiscutiblemente, se inspira en los conocidos textos paulinos en que se habla de conmorir con Cristo y de corresucitar con El (cfr. 2Tim 11; 2Cor 7,3; Ef 2,6). El texto más antiguo conocido es el llamado himno de Salzburgo, en el que se evidencia la dimensión teológica que se le otorga: Tu com-passa Redemptori... Tu cor-redemptrix fieres. De la compasión se ha pasado a la corredención, en un intento, además, de mostrar la participación de Santa María a la obra de Cristo, preservando al mismo tiempo la verdad de que El es el único Redentor.
n   A lo largo de la historia, el uso del término corredentora se mantendrá en un discreto plano hasta 1904 en el que se convierte en el centro del debate en torno a la participación de Santa María en la obra de la Redención, suscitando aceptación y rechazo. En 1914 se conceden indulgencias a una oración a la Virgen en la que se le llama Corredentora, Pío XI usa este título en algunos discursos que escasamente pueden comprometer su autoridad doctrinal. Por su parte, ni el Concilio Vaticano II ni el Catecismo de la Iglesia Católica lo usan.
n   El rechazo del uso de este término por parte de algunos teólogos está motivado precisamente por el temor a que esta co-redención sea concebida en el mismo plano de igualdad con Cristo, restando algo a la unicidad de su sacrificio o de su mediación. A otros semejantes argumento les pareció un escrúpulo teológico, pues es evidente que corredemptorix surgió precisamente para evitar este malentendido y que así como se llama a María corredentora con Cristo, a nadie se le ocurre llamar a Cristo corredentor con Santa María.
n   En cualquier caso, es claro que el término Corredentora nunca ha encontrado total aceptación entre los teólogos. Es claro también que, aunque la cuestión se refiera directamente a un término -Corredentora-, en el fondo se encuentra una cuestión de conceptos: cómo la de concebirse la cooperación de Santa María a la Redención operada por Cristo. La corredención es entendida muchas veces por sus defensores como participación activa de Santa María no sólo en la aplicación de los frutos de la Redención, ni simplemente como intercesión, sino como «cooperación activa a la Redención objetiva» y que por tanto no viene descrita sólo como una forma de corredimir superior a la de los santos, sino como una cooperación de otro orden.
n   Los motivos que se aducen para la eliminación del término Corredentora se pueden resumir en los siguientes:

1) Es un título reciente y, por tanto, ajeno a la Tradición de la Iglesia.
Respuesta:  Laurentin ha mostrado que no se trata de un título reciente, sino que se encuentra ya en el siglo XV, y que se deriva de uno mucho más antiguo que es el de Redentora (...) La permuta de ambos títulos se realiza a mediados del siglo XVII, cuando se comenzó a tratar más frecuentemente de la cooperación inmediata de la Virgen en la obra de la salvación. Después de la controversia suscitada por el Monita salutaria de Adán Widenfeld (s. XVII) va tomando cuerpo la utilización de este nombre, de tal manera que prevalece sobre el antiguo (...) En el siglo XIX, decae el uso del término Redentora y se generaliza el de Corredentora y en el siglo XX, se utiliza en algunos documentos emanados por la Santa Sede y Pío XI usa este título en dos discursos y un mensaje radiofónico.

2) Este apelativo puede incurrir a error, pues la partícula co (del término Corredentora) no indica subordinación, sino coordinación y por eso univocidad e igualdad.
Respuesta:  es fácil constatar que «en nuestro caso no se trata de Un Redentor y una Redentora, sino de un Redentor y una Corredentora. Se vuelve así a la razón misma que dio origen al término Corredentora. No se ve, pues, cómo puede rechazarse este término».

3) Dificulta el diálogo ecuménico, al herir la sensibilidad de los hermanos separados, porque se opone frontalmente a su principio Unus Mediator.
Respuesta: no sólo hace referencia al nombre o título de esta verdad mariana, sino a la misma verdad. No se trata de un problema meramente terminológico, sino de una negación a radice de la cooperación a la obra salvadora.

n   Aunque en los documentos más recientes del Magisterio, y entre ellos en el Concilio Vaticano no se ha utilizado la palabra Corredentora, no obstante en este Magisterio reciente se exalta el servicio de María a la Redención, en tanto que Ella, intervino activamente en la salvación del género humano. Se puede concluir que se ha prescindido de esta terminología por motivos pastorales y ecuménicos, pues «podría engendrar equívocos interpretativos, sea la pueblo de Dios, no familiarizado con sutilezas teológicas, sea entre los hermanos separados particularmente hostiles a tal terminología».

n   Por tanto, debe considerarse que es correcto el uso del título de Corredentora, siempre que se utilice en su sentido adecuado: María, por designio divino, coopera con su profunda fe, con su obediencia constante y con su eximio amor en la Redención de la humanidad, pero no en el mismo plano que el Redentor.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified